21/5/12

La Vida Posible

Un día cualquiera tienes un sueño que se implanta en tu alma casi sin percibirlo. Años más tarde te das cuenta de que aquel sueño, que se presentó sin haber sido invitado, configuró tu vida, tus emociones, tus esperanzas y, por qué no admitirlo, también tus frustraciones y tus miedos. No obstante, descubres que se ha convertido en el aliento de tu caminar, en las alas de tu ilusión, que sin la lucha por alcanzarlo no sabes bien quien eres. Primero das un paso sin intuir el lugar al que te conduce, luego viene el segundo, y así sucesivamente. Con el transcurso de los años miras hacia atrás con una sonrisa pintada en el gesto y la nostalgia sonriendo en el pecho. Y es entonces cuando te das cuenta de que aquella noche, aquel remoto sueño, cambió tu vida para siempre.

     Me gusta imaginar que soy una de esas personas que lucha por llenar sus años de vida; por vivir como piensa y por intentar no desoír su voz interior. Esa que, aunque a veces parezca adormecida, no cesa en el intento de despertar mi conciencia. Hubo un tiempo en el que los potros salvajes de mi cabeza estaban en descontrol. Eso me hicieron pensar y yo lo creí sin interponer reclamación ni objeción alguna. Por eso me dispuse a domarlos uno a uno. Uno a uno. Y me equivoqué.

     Las horas, los días y los años me enseñaron que mi vida se desenvuelve en intermedios. Intermedios entre circunstancias no elegidas, no buscadas e inevitables. La tregua, la del alma y la del espíritu, habita en estos intermedios. En esos espacios maravillosos en los que podemos elegir y en los que la vida es posible.

     No domes tus potros salvajes. Cabálgalos y atrévete a descubrir esos lugares donde te llevarán; vagamundeando entre las fronteras físicas, las de las ideas y las de las emociones. Siente y no dejes que las mentes pequeñas limiten tu mundo. Nadie, absolutamente nadie, soñará, aprenderá, viajará o sentirá por tí. Tampoco te rescatarán de tus frustraciones. Atrévete, sacúdete el miedo. Otros ya lo hicieron antes que tú.

     El camino no será fácil; los cantos de sirenas intentarán seducirte invitándote a dejar de caminar, a conformarte. Pero como recompensa, si no abandonas, y eso es una certeza, además de esa sonrisa orgullosa pintada en el alma, tendrás la vida posible. La tuya. Escúchate, grítate quien eres, sal ahí fuera y vive como deseas hacerlo.
¡Buen viaje!

1 comentario:

  1. Fuerza, Valor, Optimismo, son caracteristicas de tí y de tu alma. Valores que hacen que tú vida no sea monotona y donde todo "es posible", así que hacia delante y que nada te detenga.Besos

    ResponderEliminar