3/11/12

South Beach, baby!!!

Mientras Panamá celebra su independencia de Colombia, decido aprovechar el fin de semana largo para cruzar una frontera más y regresar a otro de mis lugares comunes: Miami.

Con el recuerdo de mi hermana, con la que tantas aventuras y risas he compartido en esta parte del mundo, estoy en South Beach. No sé describirlo muy bien pero es poner un pie en el aeropuerto y sentirme feliz. No conozco un sitio, y ya he ido a varios, donde la luz y el color del cielo sean tan característicos y bonitos. Tres horas de vuelo y el gris y nublado Panamá quedó atras para encontrarme de nuevo con el brillo y la alegría de Miami.

Alguilé un coche por un día y me aseguré de, al atardecer, cruzar todos los puentes posibles y disfrutar del skyline de la ciudad que se refleja en el mar. Es une spectáculo increíble y, de nuevo, como cada vez que regreso, me doy cuenta de cuanto extraño todo esto. Ya se que lo sabeis, pero a pesar de todos los inconvenientes y tropiezos, yo fui muy feliz aqui. Sigo siéndolo cada vez que regreso. Por eso me pregunto una y otra vez qué tiene esta ciudad que me predispone al optimismo casi sin proponérmelo. Y por eso, claro está, regresaré una y otra vez. Sin dudarlo.

Lincon Road, Sawgrass, amigos, mensajes, llamadas, playa, sol, margaritas.... todavía me queda pasear por Ocean Drive, tomarme un mojito en el Delanos, ver a más amigos, un té en Aventura, volver a dormir bajo el sol y flotar en el mar. Tres días no son suficientes para disfrutar de todas las cosas que me gustan de Miami, pero algo es mejor que nada.

Hermanitaaaaaaa, las veces que hemos pasado por aquí....
Y es que a estas alturas ya tengo muy claro que eso es lo importante; disfrutar. Porque vida solo hay una y muchas maneras de vivirla. Cada uno que escoja la suya. Yo, si puedo, seguiré aprendiendo de aquellos que se precipitan a su encuentro sin la certeza de futuros ciertos, de los que disfrutan de los momentos comunes como si fueran únicos, de los que al buen tiempo ponen buena cara y de los que creen en una vida posible.

Buenas noches Madrid. Os extraño mucho. Sé que como yo aqui también seríais felices y se os escaparían las lágrimas de la risa como me pasó a mi ayer tras darle sos sorbitos, dos, a una margarita. Hermana, lo sabes. Sé que lo sabes, pero ni te imaginas cómo te extraño. Cada rincón me regala una sonrisa y un recuerdo tuyo. Tenemos que volver juntas. !Y pronto!

3 comentarios:

  1. A disfrutarlo Isa...te lo merecesss....espero algún día poder compartir Miami contigo y con tu hermana, las quiero muchoo...

    ResponderEliminar
  2. Seguro que si!!! Todo llega y seguro que en algun momento nos daremos un bañito en south beach.....pero te aseguro que el dia de compras en el Sawgrass preferiras no venir con nosotras.....jijiji.....besoteeee

    ResponderEliminar
  3. Gracias Luis. Seguro que vamos a ir a Miami, jejeje, pero coincido con África en que quizás no quieras acompañarnos a Sawgrass. Yo creo que ni te lo imaginas. Jajaja. Deberíamos proponernos una fecha para el 2013!!!! Claro, cuando sepa que es de mi vida en el 2013....

    ResponderEliminar