25/2/15

Empezar de nuevo, que no de cero

Belgrano (BsAs), 25 febrero 2015.

Este es un blog muy personal que nació con la idea de que los de allí estuvieran al tanto de lo que hago aquí, o viceversa, especialmente cuando media una distancia de más de 1,000 kms. o superior al mes. Porque las distancias también pueden medirse temporalmente, al menos desde el punto de vista subjetivo.

Escribo 10,060 kilómetros al suroeste de Madrid, desde Buenos Aires, la ciudad de la furia (emulando a una canción de la banda de rock argentina Soda Stereo, escrita y compuesta por Gustavo Cerati). Hace dos semanas y tres días que aterricé en destino con alma y cerebro llenos de incertidumbre, objeciones y dudas, a la par que pocas expectativas (pocas que no nulas, y concretas, porque ya persigo objetivos de uno en uno). La decisión de abandonar el terruño conocido, que ya ni tan siquiera era un nicho de confort, fue compleja. Tenía ante mis narices un papelito que podía canjearse por un vuelo a cualquier lugar del mundo. A cualquier lugar del mundo... Y yo, viajera empedernida, no sabía para donde tirar. Esa fue la elección que más me tomó, aunque al final la hice en cuestión de segundos. Porque un instante por si solo, a veces, tiene el poder de cambiar el rumbo de toda una vida.

15/2/15

¡Feliz Día de la Amistad! Gracias...

Por lo general, lo acepto, he detestado el día 14 de febrero. Lo he asociado a una fecha orquestada por los grupos de presión comerciales para brindarnos una nueva oportunidad de seguir consumiendo. Si no regalabas algo a tu pareja significaba que no la amabas lo suficiente, como si el amor se demostrara un día específico con una deslumbrante ofrenda material en vez de con pequeños gestos cotidianos de cariño. Y ya no voy a mencionar si eres fémina y en esa fecha no recibes un enorme ramo de rosas rojas, acompañada de su respectiva caja de bombones, con la que demostrar a los demás cuánto nos respeta nuestra pareja.

El caso es que gracias a viajar y relacionarme con personas de otras culturas he descubierto que el temido Día de San Valentín en España, asociado exclusivamente con parejas idílicas y amantísimas, en otros países es una ocasión para también celebrar la amistad. Y eso me gusta infinitamente más, porque los amigos constituyen un pilar importantísimo en la fortaleza y raíces espirituales, junto con la familia. Así lo siento.

Hoy valoro más que nunca la amistad sincera, esa que te acompaña en los bajos de la vida y que, con un abrazo sentido y palabras cariñosas de aliento, son capaces de encender una lucecita de esperanza y arrancar una sonrisa. Por eso hoy, tras casi una semana en Buenos Aires, he agradecido infinitamente ver de nuevo a mi amiga Delia correr hacia mis brazos con una gran sonrisa en los labios. Ella me abrió su hogar en Miami como si fuera de su familia y es algo que llevo en el corazón. Su abrazo me ha llenado de energía, como siempre. Eres muy grande Delia.