15/2/15

¡Feliz Día de la Amistad! Gracias...

Por lo general, lo acepto, he detestado el día 14 de febrero. Lo he asociado a una fecha orquestada por los grupos de presión comerciales para brindarnos una nueva oportunidad de seguir consumiendo. Si no regalabas algo a tu pareja significaba que no la amabas lo suficiente, como si el amor se demostrara un día específico con una deslumbrante ofrenda material en vez de con pequeños gestos cotidianos de cariño. Y ya no voy a mencionar si eres fémina y en esa fecha no recibes un enorme ramo de rosas rojas, acompañada de su respectiva caja de bombones, con la que demostrar a los demás cuánto nos respeta nuestra pareja.

El caso es que gracias a viajar y relacionarme con personas de otras culturas he descubierto que el temido Día de San Valentín en España, asociado exclusivamente con parejas idílicas y amantísimas, en otros países es una ocasión para también celebrar la amistad. Y eso me gusta infinitamente más, porque los amigos constituyen un pilar importantísimo en la fortaleza y raíces espirituales, junto con la familia. Así lo siento.

Hoy valoro más que nunca la amistad sincera, esa que te acompaña en los bajos de la vida y que, con un abrazo sentido y palabras cariñosas de aliento, son capaces de encender una lucecita de esperanza y arrancar una sonrisa. Por eso hoy, tras casi una semana en Buenos Aires, he agradecido infinitamente ver de nuevo a mi amiga Delia correr hacia mis brazos con una gran sonrisa en los labios. Ella me abrió su hogar en Miami como si fuera de su familia y es algo que llevo en el corazón. Su abrazo me ha llenado de energía, como siempre. Eres muy grande Delia.

Un día como hoy también viene a mi memoria mi amiga María que con sus palabras me infunde seguridad y me recuerda mis valores como persona y profesional. Siempre dispuesta a cuidar a sus amigos y a hacer concesiones en pro del bien de los demás. Qué decirte María... tu amistad es importantísima. Median muchos kilómetros y distancia, pero siempre estás en mi corazón. ¡Gracias por cuidarme!

Olivia, eres una persona excepcional y buena. Siempre poniendo a los demás por delante de tus necesidades e itentando cambiar el mundo para que sea un poquito más justo. Y lo consigues, a veces no te das cuenta, pero gracias a ti esta pelota verde y azul es muchísimo más humana. Sigue luchando y creyendo porque estoy absolutamente segura de que la vida, aunque parezca que a veces no llega, te regalará paz, amor e ilusión en la misma medida que tú nos brindas a los demás. Llegará, sé que llegará.

Maria José... Eres una persona fiel e inteligente. Reencontrarte, a pesar de las circunstancias, fue una de las mejores cosas que me sucedieron hace un par de años. Recuerdas mis sueños e ilusiones de juventud mejor que yo. Eso significa mucho. Me ha sorprendido descubrir lo fuerte y valiente que eres, me encanta. Esta etapa de desconcierto terminará y volverá la paz. También estoy segura de eso. Y nos quedan muchos cafés en los que me devuelvas parte de mi esencia y pueda verte sonreir por haber superado y ganado batallas. Sigue luchando, cree en ti misma y no decaigas.

Manuel, tu y yo vivimos etapas complicadas de forma paralela. No hace falta que te diga que entiendo el dolor por el que has pasado. Quiero que sepas que te admiro mucho. Aparte de lo buena persona que eres y de la preciosa familia que has formado, eres un ejemplo de superación. Te observo, aunque a veces sea desde la distancia y Facebook, y con cada carrera y maratón terminado me dices que querer es poder. Los Drinking Runners tienen mucha suerte de tenerte entre ellos. Precioso proyecto con alma.

A ti, Luis, quiero agradecerte todo el apoyo y cariño que nos has brindado. Has cuidado a mis padres como si fueran tuyos, renunciando a tu propio confort y espacio para apoyarnos en los malos momentos. El otro día, entre la ropa de mi maleta, me encontré un mensaje tuyo. Decías: "Aquí intentaré ayudar a tu hermana y a tu papi, no te preocupes". No tengo duda de que así es. Extraño mucho El Enano En La Botella. Eres una de las personas más perseverantes que conozco. Luchas, luchas con una gran sonrisa aunque la corriente venga brava en sentido contrario. Has tenido el valor de abandonar lo conocido para luchar por tus sueños. No es fácil, lo sabemos, hace falta coraje para ser auténtico. Tú lo eres, y la perseverancia te demostrará que mereció la pena. GRACIAS.

África, mi hermana, mis raíces, mi pilar. Las palabras nunca expresarán bien algunos sentimientos. Eres mi fortaleza y mi brújula. Cuando estoy perdida ahí estás tú mostrándome el camino aunque me lleve lejos de ti y tengas que renunciar a tu comodidad para que yo pueda vivir mis sueños. Buena, fiel, luchadora, inteligente, perseverante. Me regalas algo que tiene tanto valor que el dinero no puede comprar: alas y paz. Te quiero con todo mi corazón. Ojalá pueda devolverte la mitad de lo que me das.

Al escribir me doy cuenta de que la lista podría ser largísima.  Isabel, mi prima sabia que se tejió unas alas y emprendió vuelo para probar el cáliz dulce y amargo de la libertad y la independencia; te quiero mucho muchísimo y sí, te admiro, me inspiras y me das fuerza. Alicia, mi niña loca con la que, sin duda, compartí uno de los mejores momentos del 2014 (y otros muchos en Madrid y Las Vegas); me hubiera gustado estar en mejor forma para que disfrutaras Miami a tope, los días que estuve en tu casa mirando al océano fueron energía pura y tú y tu familia sois unos luchadores que se merecen todo lo que tienen y un poquito más: #lonely for ever no (a ese mal le pondremos cura, pero bien puesta y de calidad, como tú te mereces. Solo hay que tener un poco más de paciencia). Noel, eres mi hermano cubano, tantas aventuras, tantos países; gracias por la confianza y los años de amistad, en el 2015 otro país más... Lineia, ojalá nos reencontremos en este 2015 en Brasil y podamos disfrutar de las horas pasar con una buena charla. Fernando, agradecida por tantas tardes que venías bajo mi casa a regalarme ratos de desconexión; pronto inicias un viaje que te lleva a cumplir un sueño, ya te imagino disfrutando de las auroras boreales.  Rodrigo, el imbatible Mr. Internazionale, siempre sonriendo a la vida. Juanjo, eres amigo de mi madre y ahora de mi hermana y mío; gracias por el cariño, por el tiempo y por las oportunidades, terminaré ese libro en Buenos Aires. Sandra, Ena, Carmen, Fernando, Paco, Juan Carlos, Camacho, mis Tropicaleros maravillosos, gracias por las risas y los bailes que me ayudaron a olvidar y reir; extraño las confidencias de madrugada y adoro lo bien que juntamos la noche con el día sin apenas darnos cuenta. Silvia, María, es más fácil de lo que parece; si queréis aquí me tenéis... Heidi, Teresa, Laura, Jesús, Nidia, Basurto, Marisa, Daniel, Raquel, Francisco, Geles, Cufa, Guido, Marcos, Juanjo, Carmen, Mario, Carlos, Concha, Urica, Puri, Susana, Maite... y tantos otros, gracias por mostrarme los distintos matices de la amistad y la vida. Siempre hay que agradecer a aquellos que te enseñan a seguir adelante y te muestran la realidad tal y como es.

En definitiva, gracias a tod@s los que formáis parte de mi camino y por contribuir a mi vida posible. Soy muy afortunada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario